Translate

miércoles, 28 de noviembre de 2012

De vuelta a casa


Ya hace dos semanas que nos reincorporamos a nuestra vida habitual, pero esta vez con Aran. La vida ha cambiado, pero tampoco tanto. La adaptación fue sencilla. Es una cuestión principalmente de organización. Y nosotros siempre hemos sido un poco germánicos en esto. Fue un poco estresante al principio, más que nada porque llevábamos acumulado el cansancio de las noches sin dormir en Chicago, la noche sin dormir del viaje en avión y la primera noche en casa que tampoco durmió nada el niño, supongo que del agobio del primer día de pasar de brazos en brazos. ¡¡¡Y es que Aran es pequeñito pero muuuy sensible!!! Y claro, en Chicago se acostumbró a estar solo con papá y papá, y ahora ya hay abuelos, bisabuelos, tías, amigos y vecinos!!! En definitiva, muchas caras nuevas.

El viaje fue muy chulo. Volamos con Iberia y nos trataron muy bien. Nos pusieron una cuna para que él durante el vuelo durmiese. Pasar el control de seguridad fue un poco “show”, Zapatos y chaqueta fuera, los pasaportes y las tarjetas de embarque en mano, el niño en brazos, desmontar el cochecito, supervisar la comprobación del contenido de los biberones,… Fue un poco agobiante, tal y como ya preveíamos. Ya en el avión, fue la atracción del vuelo. Todas las azafatas venían a verle… Y claro, dos chicos con un bebé, no es muy común! En todas partes se dan situaciones muy cómicas. Pero la gente reacciona muy bien. En general las personas desconocidas con las que nos hemos cruzado les gusta ver que el cambio del modelo familiar y social es real y posible.

En el ayuntamiento de Terrassa no nos pusieron ningún problema al empadronar a Aran. Y eso que no llevábamos ningún documento de los que hay que presentar habitualmente. Pero es que el libro de familia no lo tendremos hasta pasadas Navidades, y el padrón lo necesitábamos para poder llevar el niño al ambulatorio. Tanto en el ayuntamiento como en el ambulatorio fue la primera vez que veían un niño con dos padres. Supongo que en Terrassa habrá más casos, pero al menos esos funcionarios no se habían encontrado con esto. Tampoco su pediatra. Pero afortunadamente, la discriminación positiva se puso en marcha y todo fueron facilidades.

Aran está creciendo sanote, y muy bien. Ya ha ganado más de un kilo. Le gusta mucho que estemos por él… Ya sabéis: estar en brazos, mecerle, cantarle… Y ahora que es pequeño nosotros tratamos de mimarle tanto como pide. A veces llora, como por aburrimiento. La verdad es que está creciendo muy rápido. Y parece que el bebé que teníamos en Chicago ya es historia, ¡y sólo a pasado un mes! Los que ya han sido padres sabrán a lo que me refiero.

Aran en su makita.


El sábado pasado fuimos a pasar el día a Girona. Una ciudad preciosa que nos encanta y a la que siempre volvemos. Desde septiembre que no habíamos ido. Fue un día genial, en el que no paramos y la verdad es que con el bebé nos desenvolvimos muy bien, y eso que cada excursión es todo un montaje, pero después de todos los kilómetros recorridos, cualquier desplazamiento parece ya una broma.

Aran y Gerard en Calella de Palafrugell, Baix Empordà

sábado, 10 de noviembre de 2012

Adiós, Chicago!


Hoy escribimos el último post desde Estados Unidos. Dentro de unas horas sale nuestro avión hacia España. Ha sido un viaje increíble. No podemos nombrar a todas las personas que se han cruzado en nuestro camino durante estos días. Han sido muchas.
Nos hemos visto en situaciones que nunca hubiésemos imaginado, hace tan solo unos años. Nuestro viaje a la paternidad ha sido cualquier cosa menos convencional. Pero igual de intenso, o incluso más, agrandado por las dificultades.

Ayer nos juntamos con J y su familia para despedirnos. Fue muy bonito. Las niñas de J estaban deseando volver a ver a Aran, cogerle en brazos y achucharlo. Le llaman “baby Aran”. Nos encanta verlos juntos. Y sobretodo saber que para ellos Aran es importante en sus vidas. Por nuestra parte haremos todo lo posible para mantener ese contacto a lo largo del tiempo.
Esperamos poder volver a Chicago bien pronto, y que Aran conozca sus orígenes.



miércoles, 7 de noviembre de 2012

Noche de elecciones


Hoy son las elecciones americanas. Creo que tenemos suerte de estar aquí y poder vivirlo de cerca. Más aún estando en Chicago. La ciudad natal de Obama. La calle de nuestro apartamento está cortada. En frente tenemos un hotel dónde están preparando algo, ya que está lleno de policía, perros, coches de cristales tintados y muchas televisiones. ¡Esperemos que gane Obama!

Ayer fuimos al pediatra. Aran está muy bien. Sin problemas. Ha ganado peso, ha crecido y está perfecto para viajar en avión.

Por la tarde quedamos con la donante de óvulos de Aran, L. Ella fue muy amable con nosotros. Todo el encuentro se sucedió de una forma muy natural. Nos pareció una chica muy inteligente y muy guapa. Trabaja en la universidad, habla muy bien y ha viajado mucho. ¡Incluso estuvo en Barcelona durante la nevada de hace dos años!
Nos sorprendió que ella no sabía nada sobre la evolución de su donación. La llamaron hace dos semanas y le preguntaron si quería saber más sobre su donación… Ella contestó que sí… ¡Y le dijeron que Aran ya había nacido! Ella misma reconoció que se quedó sin saber qué decir, perpleja. Así que llamó a su hermana (que vive en Japón) y se rieron un rato. A nosotros nos encantó conocerla, poder charlar con ella, que cogiera a Aran en brazos, poder hacerles fotos… En un futuro le podremos hablar de ella y de este encuentro. Aunque la donación es anónima (y no tenemos ningún dato suyo), le dijimos que a nosotros no nos importaba que desde la agencia le mandasen fotos de Aran y poder así seguirle la pista. Ella contestó que se lo pensaría. Y vi que le brillaban los ojos. Se emocionó. Y no me extraña, porque.. ¿quién puede sentir indiferencia mientras tiene a este bebé precioso en brazos? No creo que sea fácil para ella su posición. Pero si los implicados somos honestos, creo que todo es más fácil. Realmente, los lazos y las relaciones que se generan durante este proceso son muy bonitas y especiales. No creo que haya nada parecido en  ningún otro tipo de relación humana.

Foto de familia

Bueno, nos marchamos a cocinar. Hoy toca tortilla de patatas. Tenemos un supermercado debajo de casa muy bien surtido dónde encuentras de todo. O sea que habrá que ir a comprar pan y tomates. Mientras que en la televisión no paran de bombardear con los resultados electorales condado a condado. 

Gerard escribiendo esta entrada en el blog.
Aran en primer plano, claro.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Trámites en la Corte y el Consulado


Hoy es tarde de domingo y una muy buena ocasión para explicaros como nos fue en la Corte y  en el Consulado español.

A la Corte fuimos el día 1 acompañados por nuestra abogada. Primero fuimos al despacho del Sheriff del condado de Cook para que nos diera los documentos que acto seguido presentamos a la jueza. El Sheriff, muy simpático, pronunció unas breves palabras y seguidamente nos entregó los “papeles” de la adopción. No sin antes, darle unos golpecitos con los documentos enrollados a la cabeza. Una forma simbólica de entregárselos.


Con el Sheriff del Condado de Cook


Con esto, subimos a ver a la jueza. La disposición de la sala es la clásica de las películas. La jueza, sentada en lo alto del estrado, con una secretaria judicial, un policía que actúa como “conserje” y unos cuantos testigos. Nos llamaron y entramos con el niño en brazos. La jueza fue muy simpática. Nos preguntó cuando habíamos llegado a EEUU, cómo se portaba el niño, cómo era Barcelona, que el niño era muy guapo, … ¡Y ya está! Ahora solamente tenemos que esperar a mediados de diciembre para que nos manden la sentencia definitiva.

En la sala de espera antes del juicio


Al consulado fuimos el viernes. Nos decepcionó bastante la oficina. No sabemos muy bien lo que esperábamos encontrar, pero era fea fea. Hay tres ventanillas, como en las antiguas oficinas bancarias y unas bancadas donde sentarse y esperar. Ni siquiera había ninguna bandera española. Bueno, una foto de los reyes del año de María Castaña, amarillenta. No sé, fue un poco descorazonador. La chica encargada del registro de los bebés, Amaia, fue encantadora. Ya nos habían dicho que era muy maja. Todo fueron risas y facilidades. Recogieron los papeles… Y ahora a esperar! Entregamos nuestras partidas de nacimiento, la del niño,  fotocopia de nuestros pasaportes, el formulario de inscripción, nuestro libro de familia, y nuestra abogada les mandará la sentencia judicial definitiva. A ver si hay suerte y antes de Navidades podemos tener los documentos españoles del niño.

También intentamos cambiar los billetes para regresar antes. Pero ha sido imposible. Iberia nos pedía 2.000 euros para efectuar el cambio. O sea, unos ladrones. Nos arrepentimos mucho de haber comprado los billetes a ellos. Anteriormente viajamos con Klm y Delta, y no hubo nunca problemas, los aviones van más equipados (con TV personal para cada asiento), e hicimos todos los cambios que quisimos. Pero bueno, hemos pagado la novatada.

Mañana vamos al pediatra. A ver si ha ganado mucho peso y cuanto ha crecido!!!
Después del Conexión Samanta del otro día estamos recibiendo multitud de consultas y emails. Poco a poco iremos respondiendo a todo el mundo, pero os pedimos paciencia!!!


jueves, 1 de noviembre de 2012

Hoy es Halloween


Aran nos ha cambiado la vida de arriba abajo. Ahora de repente todo gira entorno a él: los horarios (tanto de comer, como de dormir o pasear), las conversaciones entre nosotros, las comunicaciones con los demás… Los planes a corto plazo, y los planes a largo. ¡Parece mentira lo rápido que se ha convertido en el centro de atención! Y eso que no habla…
La verdad es que estamos tan a gusto. Es un niño muy bueno. Solamente come y duerme. No pide estar en brazos, más que lo justo. No nos podemos quejar.
Por la noche hacemos turnos. Es como un reloj. Cada 3 horas pide su biberón. Durante el día ya nos hemos acostumbrado a manejarlo: bañarlo, cambiarle la ropa… y eso que manipularlo al principio daba impresión.
Hoy hemos ido a recoger el pasaporte estadounidense. Lo hemos tramitado “expedited”, o sea, urgente, porque lo necesitamos para volver a España la semana que viene. Por lo tanto, a parte del formulario habitual que se puede recoger en cualquier oficina de correos, hemos tenido que añadir el pago de 165 dólares, el Birth certificate, mostrar nuestro pasaportes, los vuelos de regreso y presentarnos los tres en la oficina del Estado dónde se expiden los pasaportes urgentes.

¡Ahora ya podemos volver a casa!

Pero antes, mañana debemos ir a la Corte dónde el juez nos va a “validar” como papás de Aran. Esto lo gestiona el abogado. Nosotros solamente asistiremos a este acto administrativo.

Hoy hemos alquilado una cámara para sacar unas buenas fotos de Aran. Valoramos el llevarlo a un estudio, pero como todo era muy caro y la falta de creatividad más que evidente, decidimos meternos a fotógrafos (que tampoco queda tan lejos del mundo audiovisual). Espero que queden chulas, ya os mostraremos las mejores.

Quedan pocos días en Chicago, el tiempo se agota y la lista de quehaceres se amplía. Mañana hemos quedado en vernos con J. y su familia. Creo que vendrán a la Corte con nosotros. Seguramente será el último encuentro antes de nuestra partida. El viernes tenemos hora en el Consulado español para nacionalizar a Aran (e inscribirlo en nuestro libro de familia). Y el lunes, y esto si que es novedad, hemos quedado en las oficinas de FSC para conocer a L., la donante de óvulos de Aran. Esto no estaba previsto y surgió así, como quien no quiere la cosa, hablando con Staci, de la agencia. Nos sugirió la posibilidad de conocerla y nos encantó la idea. De ella solo conocemos el perfil que nos dio la agencia con sus fotos y datos. Nos gusta mucho la idea de que conozca  a Aran. Será muy emocionante. Creemos que la sensación que sentirá ella debe ser muy particular. Inevitablemente, Aran preguntará por ella en un futuro no muy lejano y creo que nos conviene a todos poner caras, nombres y tener fotos de ese encuentro.

Este jueves, en el programa Conexión Samanta, se emite el programa sobre los mal llamados vientres de alquiler en Chicago. Podréis ver las aventuras de nuestros amigos Javier y Antonio y otros padres y madres del mundillo de la subrogación. Os dejamos una avanzadilla para que empecéis a calentar motores. No olvidéis los kleenex!!!


video


También publicamos una foto de nuestro retoño, que es el más guapo del mundo (y no lo decimos nosotros, que nos lo dicen por la calle), que es el protagonista absoluto del blog y que está creciendo muy rápido!!! :-)




jueves, 25 de octubre de 2012

4 días de vida


Ya estamos instalados en casa (casa de Chicago, claro) desde hace dos días. ¡Y han sido dos días increíbles!
Aran se porta muy bien. Solamente piensa en comer y dormir. Algunas noches ha llorado pero puede que sea por hambre, gases, … Le vamos descubriendo sus truquillos.

Ayer fui a buscar el Birth Certificate al City Hall de Libertyville. No hubo ningún problema. En él, Miquel y yo aparecemos como padres de Aran.
Fue muy emocionante recibirlo. Será que estamos sensibles… Pero la verdad es, que a pesar de ser gays y estar acostumbrados a nadar contracorriente, cuando te dan el certificado de nacimiento de forma oficial (algo que para heteros puede ser obvio y cotidiano) para  nosotros es algo extraordinario y maravilloso.

Hoy ya hemos salido a la calle con el cochecito. Hemos quedado con Javier y Antonio y sus niñas y hemos paseado un poco por la Michigan Avenue. También hemos visitado a nuestra abogado y hemos firmado algunos documentos para tramitar los papeles de la paternidad. Y ya tenemos hora para ir a la Corte para que Aran jure la Constitución (o algo así!!!).

El día del parto fue una locura. El sábado pasado nos mudamos al apartamento. Nos fuimos a dormir tan tranquilos. Por nada del mundo pensamos que podía ser la última noche de sueño ininterrumpido. El domingo nos levantamos pronto, a las siete, igual era un presentimiento. El caso es que cuando Gerard miró el Facebook vió un mensaje de J. en el que nos decía que había roto aguas y que se marchaba al hospital. Nos levantamos y alquilamos por Internet un coche. Nos duchamos y fuimos a recogerlo. Desde el centro de Chicago a Libertyville tenemos aproximadamente 40 minutos en coche sin tráfico. Cuando llegamos al hospital, nos hicieron pasar corriendo al paritorio (que es una habitación como cualquier otra de maternidad), y ya desde el pasillo, cuando la enfermera nos mostró la puerta, desde afuera escuchamos unos llantos. Cuando entramos la habitación estaba llena de personal sanitario, estaban J. y M. mirándonos sonriendo. Y un bebé debajo de la lámpara con una enfermera limpiándolo. Y todo el mundo nos gritaba “Congratulations!!!”, “No habéis llegado por cinco minutos!!!”. Aunque no llegamos al nacimiento por poco, todo lo demás fue muy emocionante. ¡¡¡Todo fue súper rápido!!! Desde que rompió aguas al momento de nacer pasaron 3 horas! Un parto rápido, finalmente natural y sin problemas. O sea que genial! Se ha dado la paradoja de que Gerard ha estado casi un mes esperando el momento del parto en Estados Unidos y al final ha llegado tarde al mismo. La verdad es que nunca la puntualidad ha sido nuestro fuerte! Jajajaja.

En el hospital se han portado muy bien con nosotros. Nunca habían tenido un caso de subrogación y no sabían muy bien como tratar ciertos aspectos. Pero todo fue muy bien. Las hijas de J. vinieron a conocer a Aran. Y tenemos fotos que para nosotros son muy especiales de ellas con Aran en brazos, con M. y J. Todo ha sido tan natural!  Tan increíble e intenso!!! Después de un mes tan loco este desenlace es maravilloso.


Primer día en el hospital.


¡Por fin nos vamos a casa!


¡Qué wapooooo!



Primer paseo



lunes, 22 de octubre de 2012

Aran ya está aquí!!!!

Ha nacido esta mañana en Libertyville, Chicago. Todo ha ido fenomenal. Ha pesado 3,390 kg y medido 51 cm. A nuestra vuelta a Chicago haremos un post más extenso. Aquí van algunas fotos. Estamos en una nube!!!!






martes, 16 de octubre de 2012

A pocos días de ser papás


Hoy hemos tenido visita con el médico. Por la tarde le han hecho las pruebas habituales y todo ha salido muy bien.  ¡Hemos superado ya la semana 36! O sea que está genial. El próximo lunes volvemos a tener cita con el médico y le van a inducir el parto. Tal y como estaba previsto desde un principio, en la semana 37, por el tema de la diabetes gestacional (Se supone que el bebé viene más gordito de lo que toca). Ella se encuentra bien y animada y esto nos relaja. Aran se mueve mucho, pobre J., dice que le clava rodillazos o codazos. ¿Quién sabe con lo que golpea? En todo caso, cada vez está más ¡estrecho! ¡Y J. aguantando como una campeona! ¡¡¡Puede que sea nuestra última semana sin hijos!!! XD
Intentarán que el parto sea “natural”, rompiendo las membranas del cérvix. Si no se inician las contracciones, seguirán con otros métodos, digamos, “artificiales”.

Esta semana he estado acompañando a Javier y a Antonio a todos sus trámites. La novedad más sorprendente es que en el certificado de nacimiento del bebé aparecen los dos como padres. Esto es inédito en Illinois. Hasta hace bien poco en el certificado de paternidad aparecía un solo padre y en la otra casilla “gestational surrogate”, pero ahora parece ser que esto ya no va a ser así nunca más. Este cambio tan sencillo, a parte de que simbólicamente es muy importante para los que vamos a ejercer de padres, facilita trámites posteriores ante la corte. Pero tampoco quiero adelantar mucho. Ya lo iremos explicando cuando toque.

Hoy hemos paseado por la ciudad. Después de todo el fin de semana lloviendo por fin ha salido el sol. Hace frío, pero hace sol.  Hemos andado bastante, hemos comido en un restaurante y finalmente nos hemos ido a Millenium Park (un parque muy grande lleno de arte y gente de todo tipo justo frente al lago Michigan). Y después hemos sacado las fotos para el pasaporte de Irene en un Woolgreen. Claro, la niña tiene solamente una semana, o sea que tampoco ha sido una tarea fácil. Pero nos hemos reído un rato.

Vamos a ver como evoluciona la semana. Y si hay novedades, ¡aquí os las contaremos!


Millenium Park
Silver Bean de Anish Kapoor

miércoles, 10 de octubre de 2012

Prácticas anticipadas


Ayer por la noche Javier y Antonio regresaron al apartamento con sus dos hijitas, Victoria e Irene. El parto fue muy rápido y finalmente todo fue muy bien. Yo me quedé al cuidado de Victoria en la habitación del hospital, mientras ellos dos presenciaban el parto.
El bebé es una monada. Hoy le he dado un biberón. Un biberón muy pequeño, chiquitín como ella misma. Es muy ligera, no pesa nada. No sé, me da mucha impresión pensar que en unos días Miquel y yo tendremos uno igual a nuestro cuidado. ¡Parece tan delicada! No llora apenas, solamente hace unos ruiditos, como un gatito.

El parto fue muy emocionante. Los padres quedaron exhaustos de los nervios que pasaron. Tomé buena nota de todo en previsión de los que nos espera. Al final todos lloraron: los padres, los del programa de televisión, incluso la enfermera.

N., su gestante, se encuentra muy bien aunque cansada. Ayer por la mañana ya le dieron el alta y descansa en su casa con sus hijos y su marido.

En el hospital ya me di cuenta de que todo el mundo es muy agradable. Todos te sonríen y te facilitan en todo momento la existencia. Otro detalle del que me he dado cuenta es de que  a Victoria todo el mundo le dice cosas. Es una niña encantadora y muy cariñosa. La verdad es que es muy graciosa. En EEUU están locos por los niños. Se les protege, se les venera, son sagrados.

Por otro lado, J. fue a hacerse la prueba que aquí le llaman  non-stress-test. En España tiene un nombre más inquisitivo, creo que la prueba es conocida popularmente como “las correas”. Después de un falso positivo de estrés, nos quedamos todos más tranquilos y regresó a su casa. Hasta el próximo lunes, que volverá a hacerse la misma prueba.

Hoy hace 13 días que estoy en EEUU. Estamos a 10 de octubre. El 19 viene Miquel y compramos los billetes de regreso justamente para el 10 de noviembre. Dentro de un mes.

lunes, 8 de octubre de 2012

Estrellas catódicas


Hace dos días me instalé en casa de Javier y Antonio y han sido dos días de locura absoluta. No hemos parado ni un momento. La razón: la grabación del programa de Samantha Villar. Hemos ido a casa de su gestante, de compras por la Michigan Avenue, hemos visitado a su donante de óvulos, de paseo por el Navy Pier… ¡¡¡Y hoy es su gran día!!! Viene al mundo Irene.  A las 5h ingresa N. para que le induzcan el parto. Ya ha cumplido su semana 39 de embarazo. Todo va a salir fenomenal. Su experiencia nos va a ser útil para saber a qué vamos a tener que hacer frente en las próximas semanas. Y las cámaras allí van a estar para grabarlo.


Grabando en el Navy Pier.

Entrevista a N.,
la gestante de Javier y Antonio.


Por nuestra parte, hoy lunes tiene revisión J. Esperemos que todo sean buenas noticias. Será una visita rutinaria en la que le van a mirar las constantes vitales a Aran. Ella dice que se encuentra bastante bien, aunque también tiene sus momentos malos. Hemos cumplido nuestra semana 35, ¿Qué más podemos pedir? Creo que tal y como han ido las cosas ya podemos estar más que contentos. Ahora nos quedan todos esos miedos de los padres primerizos, y que solo se esfuman con el tiempo.

El frío invernal ha llegado a Chicago. Hace sol a ratos, pero el aire corta. Ayer  hubo la maratón de Chicago y la ciudad se llenó de corredores venidos desde todos los Estados Unidos. Muchas calles estaban cortadas  al tráfico y había un muy buen ambiente festivo. ¡Esta ciudad es increíble!, y creo que merecerá un post en un futuro.



Nuestra intervención en el telediario.


jueves, 4 de octubre de 2012

Los niños vienen de Chicago


En las últimas horas no ha habido cambios. El martes volvimos al hospital. Monitorizaron al bebé y las contracciones. Todo pareció correcto. El médico dijo que Aran estaba bastante “arriba” todavía, aunque está colocado de  manera que provoca dolores de espalda a J. El médico se mostró bastante optimista y señaló que de poder sobrepasar la semana 35 sería genial, ya que estadísticamente, los niños nacidos después de la semana 35 tienen menos problemas de salud y al cabo de 2 días en el hospital se van a casa tan contentos. ¡A ver si hay suerte y llegamos al lunes!

El hospital es muy moderno y todo el mundo es muy profesional y simpático. Es una suerte disponer de estos medios. En este sentido estoy seguro de que estamos en las mejores manos. No se escatima en medios, personal, tiempo, máquinas ni medicamentos.

Saliendo del hospital fuimos a cenar a casa de J. y su marido M. Pude conocer a sus niñas, que son una monada (y que estaban esperando conocerme) y también a unos amigos suyos que les están ayudando un montón con todo el follón que  ha supuesto pasar estos días en el hospital.

Volviendo al hotel desde casa de J., pude ver ya algunas casas con las calabazas de Halloween en las escaleras y porches dando una imagen bastante fantasmagórica del paisaje y que solo conocía de las películas.

Casualidades de la vida, mañana llegan a Chicago dos buenos amigos nuestros desde Madrid, Javier y Antonio. Ya tuvieron una niña hace dos años y ahora tendrán a su segunda hija. Va a nacer el próximo lunes. Se da la circunstancia que su gestante es prima política de la nuestra. Esta feliz coincidencia creo que nos ha unido más y (esto no estoy seguro, pero me gusta creerlo así) de alguna manera nos convierte en parientes. Y es que la subrogación crea lazos súper especiales que nada tienen que ver con los de la naturaleza. Son totalmente culturales, pero igual de intensos, sino más.

Al llegar ellos a la ciudad, ya no voy a estar solo y me voy a ir a vivir a su apartamento. Así que si todo va bien, ¡El viernes dejaré el hotel. ¡No puedo estar más contento de que lleguen y poder ayudarles en lo que pueda ante el nuevo nacimiento!

Para acabar de redondear el sainete, ellos tampoco van a venir solos. Les acompaña un equipo de televisión. Les están haciendo el seguimiento del nacimiento. Así que vamos a poder ser todos testigos de la llegada de su hija al mundo de la mano de Samantha Villar. O sea que para los próximos días la colonia de surrogators de Chicago estaremos a tope de emociones. Y en unos meses, desde el sofá de casa vamos a ver que los niños ya no vienen de Paris, sino de Chicago y nos emocionaremos recordando estos días.



martes, 2 de octubre de 2012

Después de una falsa alarma


Hoy he ido a la visita de los lunes de J. con su doctor. He ido con muchos nervios, a la espera de saber qué vería o le diría el médico. El fin de semana ha sido más o menos tranquilo. Aunque el bebé no para quieto. Yo he estado todo el fin de semana en el hotel matando el tiempo con el ordenador y en el whatsapp con amigos y familiares. (Por cierto, ¡Qué gran invento el skype!).

Hoy le han hecho la prueba de las correas. Donde se monitorizan los latidos y las contracciones. Según el médico todo va bien. Hemos conseguido retener el parto una semana. O sea, que ya está bien. Y el doctor dice que si aún podemos retenerlo más, mejor. Pero que si viene al mundo, tampoco pasa nada. Dice que el niño tiene los corticoides y que con eso él está tranquilo. Por su parte, J. tiene la convicción de que el parto puede ser en cualquier momento. Más antes que tarde. No se si es una sensación o un deseo. Comprendo perfectamente que a ella estos 20 días se le hacen cuesta arriba.

Hoy he alquilado un coche. Con él me he empezado a mover alrededor del hotel. Y es que andando no se puede ir a ningún sitio. No hay aceras, ni semáforos para peatones. Sin coche no puedes hacer nada. Y al menos así he ido a cenar una pizza al centro comercial. Mañana voy a ir a la agencia. Ellas nos compraron por internet el cochecito que les encargamos y me han dicho que ya lo tienen allí, por si lo quiero ir a buscar. Así por la mañana ya tengo algo que hacer.

No hace falta que os diga la sensación de irrealidad que me invade. Miquel me sirve de ancla con mi mundo, porque todo lo demás es surrealista. De todas formas, venir hasta aquí creo que ha sido útil para tranquilizarnos un poco todos y obtener información de primera mano.

Un pensamiento que me viene a la cabeza estos días, es que no he tenido tiempo de acabar de “vivir” mi anterior vida, de la que me salí corriendo cuando cogí el avión y que ya no volverá nunca más. Mi anterior vida es la rutina en la que estábamos instalados. No ha habido tiempo de “un último cine solos”, ni “una última cena” antes de que venga Aran, … Cuando regresemos a Barcelona todo será distinto. Realmente como ha sucedido todo ha sido vertiginoso.

Hoy felicitamos a Lauren, que acaba de ser papá de dos niños. Podéis ver su blog en la columna de la derecha “Naciendo contigo”. Te mandamos mucho ánimo Lauren, y esperamos que muy pronto les puedas abrazar.




Un alto en el camino.
McDonnald's, ¿Cómo no?
La consulta del doctor
en Libertyville
J. nos ha dado todas
las ecos del embarazo








sábado, 29 de septiembre de 2012

Todo se puede precipitar


Hace muchos días que no actualizamos y hoy lo hacemos, por fin, con un montón de novedades.

Como os contamos en el anterior post, el lunes J. fue al médico y todo pareció normal. Pero al día siguiente se empezó a encontrar mal. Aran se movía mucho y J. sentía dolor. Efectivamente, eran contracciones, sí. Corrió al hospital y con medicación remitieron y las controlaron.
Aran ha estado monitorizado todo el tiempo, así como la placenta. Le hicieron un ultrasonido y estimaron que el bebé pesa alrededor de 5 libras, cosa que no está nada mal. ¡Ah! ¡Y también nos han dicho que es muy peludo!

Bueno, después de estos días de angustia hoy han mandado a J. a casa. Tiene que estar en reposo y atenta a los movimientos del bebé.

Entre tanto, ante la inminencia del parto, yo, Gerard, cogí el primer vuelo a Chicago. Mientras Miquel se quedó a coordinar la logística desde casa, así como a estar disponible al teléfono por si había que tomar cualquier decisión. Ayer estuve con J. y su marido en el hospital de Libertyville. Estaba animada y de buen humor. Fue nuestro reencuentro después de 1 año sin vernos.

Con estos cuatro días extras en el hospital creo que hemos ganado mucho terreno. Nacer en la semana 34 no es la peor situación del mundo en la que podemos encontrarnos. Desde el primer momento inyectaron a J. corticoides para intentar madurar los pulmones del bebé. En 48 horas habrá hecho su efecto. Básicamente, el principal problema de un bebé nacido en este momento es el bajo peso y las dificultades respiratorias. Normalmente, van de cabeza a la incubadora tan solo nacer. Pero por suerte están formados.

Es una lástima porque nos hemos quedado a muy poco de que todo fuera sobre lo previsto. Su médico planeaba inducir el parto el día 22 de octubre. Y según el peso, a la semana 36 les dan el alta sin problemas.

Por mi parte, puedo aseguraros que estos 4 días han sido los peores con diferencia. El vuelo Barcelona-Atlanta, de diez horas, sin haber dormido las 48 horas anteriores de la angustia que sentía… Estar en el avión sin información, sin saber como estaban las cosas… ¡Fue horrible! Ahora estoy alojado en un hotelito cerca del hospital. Zara, de la agencia, se ha portado genial conmigo. Vino a buscarme al aeropuerto de Chicago a las diez de la noche para llevarme hasta el hospital. Se lo agradezco mucho, porque digamos que no entra dentro de sus funciones. Y me regaló una cesta con comida, que después de los nervios pasados me va a ir fenomenal.

Y después Miquel, que es maravilloso, y tiene mucha sangre fría y ve siempre las cosas con claridad y entereza. Para histérico, apasionado e impulsivo ¡ya estoy yo!

En conclusión, estamos a la espera de que J. vuelva a sentir contracciones. En ese momento los médicos ya no van a pararlas. Nadie sabe en qué momento puede pasar. A ver si aguantamos un poco más de tiempo.

¡Gracias a todos por las muestras de apoyo y cariño!

Hospital en el que estaba J. ingresada.
"Inspiring medicine. Changing lives" es su lema.

martes, 25 de septiembre de 2012

Asesoramiento legal: abogados y contratos


Ayer J. volvió a ir al médico. De peso está fenomenal. Todo va bien, sobre lo previsto. Nos hemos quedado un poco sorprendidos al saber que durante este fin de semana perdió el tapón mucoso, cosa que indica que el cérvix se está preparando para el parto… ¡¡¡Pero todavía estamos en la semana 34!!! Mejor no pensar demasiado, el médico dice que todo está bien y con eso nos quedamos.

Durante el largo fin de semana (ayer en Barcelona era fiesta) nos hemos dedicado a montar los muebles de Aran. Hemos llenado cajones y percheros y ahora ya todo tiene un mejor aspecto. El color verde con el blanco queda genial. ¡Qué ganas ya de tenerlo en casa y achucharlo!

Hoy queremos hablaros de un tema muy aburrido… Abogados!!!
Una de las tareas más pesadas con la que hay que lidiar al principio del proceso es con el tema de los contratos y los abogados. Tuvimos que elaborar 4 contratos:
Dos que firmamos con la agencia: uno para la búsqueda de una donante de óvulos  y otro para la búsqueda de una gestante.
Otro contrato directamente con la donante de óvulos y otro con la gestante y su marido.
La agencia nos pasó un listado de abogados de Chicago especializados en derecho de familia. Escogimos a Nidhi DesaiElla redactó y supervisó todos los contratos, a parte de actuar como asesora alertándonos de todos los riesgos y posibles problemas a los que podríamos tener que hacer frente en caso de que algo saliera mal. Así mismo, nos puso un poco al día de cómo está la ley, nuestros derechos en cuanto al bebé una vez nazca o incluso antes del nacimiento.

Cuando fuimos a EEUU nos reunimos con ella y estuvimos hablando y repasando los contratos. Una vez dado nuestro visto bueno, los mandaron a los abogados tanto de la donante de óvulos como al de J. Sus abogados hicieron los cambios que consideraron oportunos y entraron en una negociación con nuestra abogada. En este punto representa que cada abogado “lucha” por los derechos de su cliente. Nuestra impresión general es que se hace un poco de teatrillo. Pero en cualquier caso es verdad que el contrato es muy importante para plasmar qué se va a hacer en cada situación que pueda sobrevenir. El abogado también tiene por función tramitar todos los documentos del juicio de paternidad que tiene lugar una vez nacido el bebé (Illinois es un estado post-birth).

Los contratos son en inglés pero se comprenden muy bien. Con un nivel de First Certificate y un diccionario se pueden comprender sin problemas. En la reunión con Nidhi, la agencia nos facilitó un traductor. Pero realmente no le dimos ningún trabajo porque nos entendimos perfectamente en inglés. Si bien es cierto que de esa reunión salimos con la cabeza como un bombo. El contrato con la gestante es especialmente largo y pesado. En él dejas por escrito cosas como el número de embriones a transferir, aspectos relacionados con la confidencialidad, responsabilidades sobre los costes médicos,… En realidad es un contrato que te obliga a mucho y te otorga más bien pocos derechos. Después de firmarlo te sientes todavía un poco más abrumado.

En los últimos tiempos han proliferado despachos de abogados y asesores en subrogación en nuestro país. Desde España no creemos que puedan gestionar demasiado y todo pasa por contratar directamente a un abogado del estado en el que se encuentre la gestante. En Estados Unidos, de un estado a otro, las leyes en materia de subrogación y los derechos de homosexuales varían. Nidhi, por ejemplo, fue redactora de la ley de Illinois que regula la subrogación y experta en la materia, pero no lleva casos de otros estados. La supuesta función de “informar” la cubren cualquiera de las agencias de subrogación.

 

viernes, 21 de septiembre de 2012

Por fin, empezamos a montar la habitación


¡Hoy por fin han llegado los muebles de Aran! Hemos estado esperando casi dos meses a que llegaran. Se suponía que estaban en stock, pero de eso nada. Bueno, es lo que tiene haberlos comprado por internet. Hoy por fin los han traído y mañana aprovechando que es sábado los montaremos. Tenemos toda su ropa metida en bolsas y ya va siendo hora de poder ordenarla.

J. volvió a visitar el médico y todo va bien. También nos comentó que su hija había soñado con el nacimiento de Aran. Se ve que al levantarse dijo que había soñado que “el bebé de Gerard y Miquel nacía en octubre”. Las hijas de J. y M. son un solete. Creemos que para ellas, lo que está haciendo su madre será todo un ejemplo. A Miquel y a mi nos gustaría mucho que Aran mantuviera el contacto con las hijas de J. en un futuro. Esperemos que la distancia no sea un impedimento para ello.

Por otro lado, ya hemos encargado el cochecito. Nos lo van a comprar las chicas de la agencia por internet, de manera que cuando lleguemos solo vamos a tener que ir a recogerlo.  No vamos a cargar con un cochecito desde España, para después volver. Escoger el cochecito ha sido toda una odisea. ¿Como puede ser que existan tantos modelos? También hemos solventado el problema de la maxicosi para el coche. No sabíamos si íbamos a comprarla o si nos la iban a dejar en la agencia. Finalmente, hemos visto que lo más conveniente va a ser alquilarla juntamente con el coche para la salida de Aran del hospital. Parece ser que los del hospital no te dejan salir en coche con el bebé a no ser que lleves una sillita de bebé homologada y correctamente instalada.

¡Y de momento no hay más novedades a la vista! Este fin de semana pondremos las fotos de los muebles de Aran ya montados.

Saludos a todos!!!

Los muebles y Lolo
(que en pocas semanas dejará de ser el rey de la casa).